Los cursos de Dinámico están especialmente enfocados a aquellos estudiantes de la etapa de Primaria y ESO cuyo nivel en la lengua inglesa es normalmente más alto o avanzado del que se imparte en los colegios y que, además, tienen como objetivo prepararse y presentarse en un futuro a Certificados Oficiales de la lengua extranjera, tales como Cambridge o Trinity, entre muchos otros.

Para que nuestros alumnos y alumnas logren su meta, todos y cada uno de los cursos están totalmente impartidos en la lengua inglesa. La razón principal de un uso exclusivo de la lengua extranjera se debe al deseo de profundizar en la enseñanza del inglés de una manera real, auténtica y, por lo tanto, efectiva para que nuestros alumnos consigan una mayor fluidez y entendimiento de la misma.
La manera de conseguir dicho fin es por medio de una plantilla de profesores que poseen un alto dominio en el idioma extranjero, cuentan además con una amplia experiencia en el ámbito de la educación y, asimismo, saben cómo trabajar y hacer frente a diferentes grupos, desde niños a adolescentes.

En lo que a la metodología se refiere, nuestras clases se basan principalmente en el método comunicativo dónde se da una gran importancia a la interacción, no sólo con el profesor, sino también entre los alumnos, para un aprendizaje de la lengua más eficaz y productivo. Por ello, se da una gran importancia a la comprensión e interacción oral. Sin embargo, el aprendizaje de una lengua no sólo se basa en lo hablado, sino también en la escritura y comprensión de textos. De este modo, cada vez que sea necesario, el profesor dedicará una parte de la sesión a la explicación de conceptos nuevos, así como la integración de juegos para afianzar conceptos y hacer que el alumnado se sienta a gusto y esté más motivado para seguir ahondando en la materia.

Consideramos que el aprendizaje y dominio de cualquier lengua, en este caso inglés, lleva una dedicación, esfuerzo y tiempo extra por parte del alumno. Es por ello que la realización de tareas en casa es indispensable en todo el proceso de enseñanza-aprendizaje para reforzar, repasar y, por supuesto, detectar posibles problemas u obstáculos que los estudiantes puedan tener y hacer así un mayor hincapié.